Todo lo que deseabas saber en Seguridad



miércoles, 10 de junio de 2015

Material de defensa, clave en la eficacia del sector de la seguridad

Tanto los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, como aquellos profesionales que desempeñan su labor de vigilancia y protección en el sector privado, tienen como último objetivo lograr la máxima eficacia en el desarrollo de su trabajo.

Está claro que ese objetivo, “ser eficaz”, es una premisa de actuación en cualquier otro sector de actividad, pero en el caso de la seguridad cobra especial relevancia. Aquí se trata de prevenir situaciones de riesgo, evitando la comisión de delitos y/o agresiones y salvaguardando en todo caso la seguridad de personas y bienes.

La misión no siempre es sencilla. Policía, unidades militares especializadas, vigilantes de seguridad, escoltas… se enfrentan a diario a situaciones difíciles en las que su actuación puede evitar daños irreparables.

¿Cuáles son las claves de la eficacia de estos profesionales?


La persona

En primer lugar, alguien responsable de la seguridad de los demás debe tener una serie de aptitudes básicas. Saber valorar una situación de riesgo y mantener la serenidad y la “cabeza fría” a la hora de tomar la decisión adecuada y proporcionada para resolverla. Ser plenamente consciente de la propia responsabilidad y tener una extraordinaria capacidad para estar alerta ante cualquier aviso de peligro son algunas de las cualidades con las que debería contar cualquier profesional de la seguridad.

Además, una adecuada formación y preparación, algo que exige el propio sector, es otro de los pilares fundamentales para que la seguridad cumpla su función preventiva y resolutiva.

Las herramientas

Por último, contar con el equipo idóneo que facilite llevar a cabo con éxito cualquier misión es la tercera premisa para que los profesionales de la seguridad hagan su trabajo con todas las garantías para sí mismos y para los demás.

Son muchos los elementos que forman parte de los materiales de defensa y seguridad. Cada uno tiene una utilidad específica que lo convierte en indispensable a la hora de realizar una acción concreta. Armas y municiones, indispensables en la resolución de los conflictos más graves, chalecos antibalas, guantes anticorte y material antidisturbios, necesarios para la protección de los cuerpos de seguridad en intervenciones donde podrían verse amenazados y en peligro; gafas, detectores y espejos para llevar a cabo misiones de control y vigilancia; walkies y accesorios que faciliten la comunicación entre los miembros de un equipo o artilugios de defensa personal como los conocidos sprays o los kubotanes, pequeña y discreta arma poco lesiva pero tremendamente eficaz a la hora de inmovilizar a un posible agresor…

Bien empleado, el material de defensa y seguridad es la herramienta más efectiva para que los profesionales puedan desempeñar con eficacia su trabajo.

Etiquetas: ,

entrada de Nuria @ 13:19 3 comentarios