Todo lo que deseabas saber en Seguridad



lunes, 19 de abril de 2010

Obras de arte sin seguridad

Los expertos en seguridad consideran insuficientes las medidas de vigilancia de los pequeños museos de Valencia y advierten de que es necesario que el ayuntamiento invierta más dinero. Todos coinciden en que es relativamente sencillo llevarse una obra de arte como el Sorolla que desapareció de la Casa Museo Benlliure de Valencia.
En algunas salas de los museos municipales con cuadros muy valiosos las cámaras dejan sin cubrir la mitad del espacio. Los vigilantes carecen de medios básicos como intercomunicadores para coordinarse.
El consistorio se escuda ante las críticas en que el «cien por cien en seguridad no existe».Las medidas de protección en los museos municipales de Valencia son muy similares. La plantilla está formada por un vigilante que tiene el apoyo de dos o tres subalternos que controlan las salas. Durante las exposiciones temporales, los comisarios contratan vigilancia privada como ocurrió hace dos años en el Museo de la Ciudad durante la muestra del «Toisón de oro».
En los recintos del ayuntamiento las órdenes son que el vigilante esté sentado frente a los monitores que graban lo que está ocurriendo en la salas. «Es un gran error. Si hay un intento de robo el subalterno no puede actuar. Lo normal es que el vigilante estuviese dando vueltas y que una persona con una mínima preparación controlara los cuatro monitores», advirtió un ex trabajador del museo que sufrió el robo la semana pasada. La persona que debía estar vigilando las cámaras no vio el robo.
El ayuntamiento alega que la tabla sustraída se encontraba en un ángulo que no captaba la cámara. El problema es que no es una situación aislada. El concejal socialista Juan Soto lamentó que «el Museo de la Ciudad tiene salas sin ningún tipo de vigilancia a pesar de que exhibe obras de gran valor. Las cámaras de seguridad tienen zonas de sombra de entre el cuarenta y el cincuenta por ciento en algunas salas».
El edil de Cultura, Vicente Igual, asegura que «en las zonas que no cubren las cámaras hay seguridad pasiva».El sistema de alarmas de los museos municipales es similar a los que se instalan en las viviendas. «Debería ser un sistema de alarma por infrarrojos. Los de última generación permiten controlar toda la sala», explicó el ex trabajador del Benlliure. Además, los expertos consideran que cada pieza de arte tendría que tener su propia alarma. «No es tan complicado. Cualquier producto a la venta en unos grandes almacenes tiene sistema antirrobo. Con un arco de seguridad a la salida del museo se podría haber evitado el robo del Sorolla. La seguridad es muy deficiente. Hasta un inexperto podría robar», añadió un especialista.
Felipe Garín, director del Prado en los años noventa, indicó que en «los museos pequeños lo primero que hay que hacer es dificultar el acceso rápido a las obras. Las de pequeño tamaño deben estar sujetas para que se ralentice el posible robo. Si son piezas pequeñas tienen que estar en vitrinas cerradas. No deben encontrarse al alcance del público las obras que pueden ser fácilmente disimuladas entre los pliegues de una chaqueta».

Etiquetas:

entrada de tribulete @ 14:08

0 comentarios:

Publicar un comentario

ATENCION - Los comentarios se "Moderan" para evitar cualquier tipo de comentario violento, obsceno, abusivo, ilegal, racial, xenófobo, difamatorio o discriminatorio, lo que significa que tu comentario no se publicará inmediatamente.

El Blog se reserva el derecho de retirar, editar cualquier comentario o participación, para facilitar el normal funcionamiento de la comunidad. Por lo que te pedimos que te expreses de forma educada.

Por último, los autores de este blog no se responsabilizan de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios.

A continuación puedes publicar tu comentario:

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal