Todo lo que deseabas saber en Seguridad



miércoles, 30 de diciembre de 2009

Detenidos

Agentes del grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Valencia detuvieron el lunes a dos de los tres presuntos implicados en el asesinato de Saulius Stancus, el hombre cuyo cadáver envuelto en plásticos fue encontrado el pasado día 19 en un camino vecinal de Favara. El tercer presunto implicado se encuentra en prisión desde un día después del crimen, después de que fuera detenido con un kilo de hachís en un control rutinario en Ontinyent.
Apenas nueve días después del hallazgo del cuerpo de Saulius, un hombre de 28 años y origen lituano que había acogido en casa a quienes supuestamente acabarían matándole a golpes, los investigadores de Homicidios han logrado esclarecer este crimen, cuyo móvil parece ser una discusión originada por las desavenencias entre la víctima y sus verdugos.
La pareja detenida el lunes fue trasladada ayer a Gandia para estar presente el registro de su domicilio, un piso alquilado de la calle Pellers, en el barrio del Raval.
Fuentes próximas a Saulius explicaron que el joven decidió dar cobijo en su casa a la pareja ahora detenida -un lituano de 26 años y su novia, de 20 y también lituana-. Aunque inicialmente "les dijo que podían pasar una semana con él, hasta encontrar un piso propio, lo cierto es que acabaron instalándose", pero la relación no fue buena en ningún momento.
El 26 de noviembre, Saulius comió en un restaurante de Atzeneta, propiedad de un compatriota suyo. Salió sobre las cinco de la tarde y se fue a casa. Nadie volvió a verle con vida. "Le llamamos varias veces, pero no cogía el teléfono y a partir de las once de la noche, ya salía que estaba apagado", explica una amiga de Saulius.
Esa misma noche, la Guardia Civil arrestaba a tres jóvenes lituanos en un control rutinario a la salida de Ontinyent, tras encontrar un kilo de hachís en su coche. El juez puso en libertad a dos de ellos -la pareja ahora detenida en Gandia- y envió a prisión al tercero. Entre las pertenencias que depositó en el cuartel de Ontinyent tras su arresto, estaban la pulsera de Saulius y unos cuantos dólares y libras, exactamente los billetes que solía llevar la víctima encima.
Al día siguiente, los amigos de Saulius entraron en su domicilio, alarmados porque no sabían nada de él. "La casa estaba en orden, faltaban las sábanas y el resto de la ropa de su cama, y había una cinta aislante encima de la mesa", cuenta la misma amiga, que prefiere conservar el anonimato. El resto de sus pertenencias seguían en la casa.
"Encontramos su pasaporte y otras cosas suyas. Sabíamos que si se hubiera ido voluntariamente, se habría llevado esas cosas con él", explica la joven.Los amigos denunciaron la desaparición de Saulius e iniciaron una búsqueda desesperada por Atzeneta d'Albaida y sus alrededores.
Ocho días más tarde, encontraron en el cercano municipio del Palomar el coche de Saulius bien aparcado y cerrado con llave.Diez días después, una pareja extranjera que buscaba setas por el monte, en Favara, encontraba junto a la finca del Fenollar el cadáver de Saulius, enrollado en su ropa de cama y envuelto con un plástico de color azul.
Desde el primer momento, los agentes sospecharon que se trataba de él, aunque hubo que esperar al lunes, día 21, cuando se le practicó la autopsia, para cotejar la huella del cadáver con la del pasaporte y confirmar su identidad.
Además, los forenses rescataron el cable eléctrico utilizado para atarlo, así como bridas de plástico del mismo tipo de las que la Guardia Civil había encontrado en el maletero del coche la noche en que detuvo a los tres jóvenes que compartían piso con Saulius.Aunque los tres se convirtieron en sospechosos desde el principio, hubo que esperar a localizarles y a conocer los resultados de los análisis de las muestras obtenidas tanto en el piso como en el coche de Saulius para poder, finalmente, detenerlos.
Saulius había salido de su Lituania natal diez años atrás. Como tantos otros compatriotas, vino a recalar a la Comunitat Valenciana en busca de un futuro. Se instaló en Atzeneta d'Albaida y allí llevaba viviendo todo este tiempo. "La mayoría de sus amigos éramos españoles y no le gustaba mucho ir con gente de su país", explica una de las amigas.
De hecho, al principio se mostró reacio a compartir piso con los ahora detenidos. Casi siempre ha trabajado como albañil y todos lo describen como un hombre "perfectamente integrado en el pueblo". Vivía en el mismo piso de alquiler desde hacía tiempo e incluso se había comprado coche.

Etiquetas:

entrada de tribulete @ 9:15

0 comentarios:

Publicar un comentario

ATENCION - Los comentarios se "Moderan" para evitar cualquier tipo de comentario violento, obsceno, abusivo, ilegal, racial, xenófobo, difamatorio o discriminatorio, lo que significa que tu comentario no se publicará inmediatamente.

El Blog se reserva el derecho de retirar, editar cualquier comentario o participación, para facilitar el normal funcionamiento de la comunidad. Por lo que te pedimos que te expreses de forma educada.

Por último, los autores de este blog no se responsabilizan de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios.

A continuación puedes publicar tu comentario:

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal