Todo lo que deseabas saber en Seguridad



viernes, 10 de julio de 2009

Las Asesinas de San Fernando

Cadiz,1 de Junio del 2000.
Se habían afanado en prepararlo todo: el escenario del crimen, el arma homicida y las excusas, pero el profundo corte que una de ellas tenía en uno de sus brazos fue determinante para que los policías se convencieran de que I. S. G. y R. C. T., de 16 y 17 años, mentían y podían estar involucradas en la muerte de Clara G. C. Hasta que los agentes vincularon la herida con el forcejeo que se produjo durante el apuñalamiento, la coartada fabricada por las dos chicas en la noche del crimen anterior a su interrogatorio no presentó fisuras.
Los investigadores creen que I. S. G. recibió en el antebrazo un navajazo que iba dirigido a la víctima. En otra muestra de sangre fría inaudita, fuentes cercanas a las pesquisas aseguran que, horas después del suceso, la joven se autolesionó en la misma zona del brazo con un cristal para justificar la lesión.El relato de los hechos que habían elaborado en el domicilio de I. S. G. casi tres horas después de que supuestamente asestaran 18 puñaladas a su ex compañera de clase y de la que habían sido buenas amigas en el pasado, funcionó inicialmente. Las coartadas están manuscritas por I. S. G. en unas cuartillas que la policía halló entre los cajones de su habitación. En sus primeras declaraciones ante la policía antes de ser detenidas defendieron su historia ficticia. Después, ambas se autoinculparon.
Los hechos reales y los inventados comienzan a distanciarse hacia las 21.00 horas. Según la versión pergeñada por las jóvenes, antes de encontrarse con Clara compraron una litrona de cerveza en un establecimiento próximo al descampado de El Barrero, en San Fernando, donde ocurrieron los hechos y el novio de Clara encontró el cadáver el sábado por la mañana. En su coartada, aseguran que se vieron con la víctima hacia las 21 horas y que 15 minutos después, ésta y R.C.T. discutieron. Según su versión, la chica asesinada dejó el lugar poco antes de las 21.30 horas.
En realidad, se calcula que a esa hora estaban supuestamente perpetrando el macabro asesinato. Así lo confirma uno de los testigos: el soldado que hacía guardia en una garita del Observatorio de la Marina y que declaró haber escuchado "jaleo" a esa hora. Fuentes de la investigación añaden que el soldado oyó decir a una chica: "¿Qué me habéis traído aquí, para matarme?". No vio nada pero alertó al oficial de guardia, quien restó importancia al suceso al tratarse de una zona habitualmente conflictiva.
En las cuartillas las jóvenes habían escrito que se quedaron en El Barrero hasta las 23.00 horas, con el objeto de "pillar" hachís para una amiga; que después se marcharon hacia la zona de copas para buscar a unos conocidos que celebraban un cumpleaños. Pero lo que parece cierto es que entre las 22.00 y las 23.00 horas acudieron a sus casas para cambiarse de ropa. Los trajes sucios se los llevaron a casa de I. S. C., donde la policía los encontró al día siguiente, lavados y tendidos pero con restos de sangre. La navaja la dejaron clavada en una maceta en casa de R.C.T.
Una vez que creían eliminadas las pruebas, fueron a buscar a los amigos de fiesta. No los encontraron pero tomaron copas por su cuenta. La policía cree que esa parte de la versión es cierta: bebieron, pero después de haber segado la vida de Clara.Cuando regresaron a casa de I.S.C. escribieron sobre el papel las explicaciones y las justificaciones que ofrecerían a la policía en el caso de ser interrogadas, una labor que se prolongó algo más allá de las 0.30 horas, cuando, en teoría, se habían echado a dormir en una cama nido.
Al mediodía siguiente, cuando ya había sido hallado el cadáver, a las 14.00 horas, en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de San Fernando el padre de Clara clavó su mirada en los ojos de R.C.T. y le espetó: "¿Qué le has hecho a mi hija?", a lo que la chica, que aún no estaba detenida, respondió: "Yo no he sido". La madre de la niña asesinada fue más allá y cogió a I.S.C. por los pelos en un ataque de rabia. La madrugada se había llevado por delante las coartadas inventadas.
El abogado Luis Pérez Matallana, letrado de R.C.T., informó de que agotará el plazo legal, en este caso el viernes, para recurrir el auto judicial de ingreso en prisión de su defendida.
Matallana declaró a Efe que ya le ha sido notificado el levantamiento del secreto del sumario, pero que aún no ha tenido acceso a la información sobre la autopsia efectuada a la víctima.
El abogado, designado para este caso por turno de oficio a diferencia del otro defensor, Fernando Serrano, contratado por la familia de la segunda menor detenida, aseguró que hasta el próximo viernes no presentará el recurso a la orden de prisión con la idea de "estudiarlo lo mejor posible".
La intención es que su defendida salga de prisión o sea trasladada a un centro de menores.
El enfriamiento paulatino de la relación entre la víctima y sus supuestas asesinas desembocó en un sentimiento creciente de odio -especialmente notorio en I. S. G.- hacia la que fue su amiga. En sus cuadernos del instituto se han hallado algo más que apuntes. El odio hacia Clara parecía provenir del reciente noviazgo de ésta con un joven de su edad que no era del agrado de I. S. G. Buen estudiante, deportista y de comportamiento correcto. Lo tenían mal considerado porque creían que era "un niño normal", lo que alejaba a Clara de sus gustos y aficiones, un camino que, en realidad, ésta ya había recorrido hacía tiempo.Entre las notas halladas entre las pertenencias de las jóvenes figuran repetidas expresiones, que los investigadores no dudan en tipificar como "violentas", en las que las adolescentes expresan malestar y "ciertos complejos" por su aspecto físico. En cambio, sus mismos escritos revelan un aprecio creciente por las virtudes del espíritu y "el poder" de la voluntad. El modelo fue J. R. P., el joven murciano que se encuentra encarcelado por el supuesto asesinato de sus padres y su hermana con una espada samurai.
A él le dedicaron una loa que nunca llegaron a enviarle en la que alababan su aspecto físico y aplauden su conducta y su "sangre fría". Tal es la admiración que las chicas parecen sentir, que dicen comprender "la violencia" que empleó en el crimen. Los expertos intentan ahora descifrar cómo pudo influir en el asesinato de San Fernando una ecuación que a las presuntas autoras les parece sugerente: a más violencia, más fuerza interior y más paz.
Aunque entre el material intervenido en los domicilios de las dos chicas se han hallado invocaciones escritas al diablo y un muñeco de trapo para prácticas de vudú, así como libros relacionados con esas creencias, los agentes siguen descartando cualquier influencia ritual en el crimen.
La Fiscalía de Menores ha decidido recurrir la decisión de la Audiencia de Cádiz de conceder el régimen abierto a Iria S. G., una de las dos jóvenes condenadas a ocho años de internamiento y cinco de libertad vigilada por asesinar a su compañera de instituto Clara García. La Fiscalía es partidaria de que la joven continúe en el régimen cerrado en que se encuentra.
La otra joven que cometió el crimen, Raquel T.C., también ha solicitado una modificación de las medidas de internamiento que les impuso a ambas el Juzgado en marzo de 2001. Sin embargo el fiscal no se opone al cambio de régimen para ésta. Ambas eran menores cuando en mayo de 2000 asesinaron a Clara García, de 16 años, en un descampado de la localidad gaditana de San Fernando. Lo hicieron porque querían saber qué se sentía al matar y porque pretendían experimentar de esta forma la sensación de control sobre una persona, según explicaron tras ser detenidas. Iria y Raquel, que ahora tienen 21 y 22 años, han superado la mitad de ese período de reclusión.

Etiquetas:

entrada de tribulete @ 17:33

6 comentarios:

A las 9 de abril de 2011, 22:17 , Anonymous Anónimo ha dicho...

aún no sé como puede existir gente así... deberían hacerle lo mismo a ellas

 
A las 10 de abril de 2011, 4:42 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En mi modesta opinión, ya que ni soy político, ni abogado, ni nada, solo querría decir, que esas dos aberraciones que se atreven a llamarse "menores" deberían ejecutarlas a sangre fría y con garrote vil.

Sé que es un tratamiento brutal, pero me niego a pensar que la ley seguida sea justa, puesto que en 8 años dudo que el dolor en el alma tanto de los padres como del novio y las amistades puedan ser borrados.

Son unas horrendas psicópatas, que disfrutan de todo tipo de sufrimiento, ya sea por vudú u asesinato, que adoran tanto a demonios como a otros asesinos...¿De verdad se puede uno pasear por la noche seguro con esas locas sueltas?

Ni Saw sería capaz de someterlas al tormento que se merecen. Aún así, pienso para concluir que deberían atarlas a una silla e ir cortándolas con la misma navaja de crimen poco a poco hasta que mueran...¿No querían nuevas sensaciones?

Pues que experimenten el hecho de ser sometidas a un poder mayor que esa demagogia pútrida y esquiva llamada justicia.

Personas como ellas son responsables de los miedos actuales de padres que temen que su hijo regrese a casa con los pies por delante.

 
A las 11 de noviembre de 2011, 12:37 , Anonymous Anónimo ha dicho...

A tanto como Anónimo no llegaría, pero está claro que no saldrían a la calle así como así. Su reclusión sería casi perpetua, y con continuos estudios psiquiátricos para ver su evolución, si es que la tenían. Habría que explorar muy a fondo esas personalidades, pero no desde la típica posición progre, sino desde una psiquiatría seria y rigurosa, sin concesiones a la victimología en favor de los asesinos.

 
A las 16 de enero de 2012, 16:18 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo soy de Cadiz y vivo cerca de San Fernando y me parece increible que esto sea cierto. Yo tengo 15 años y se como es la gente pero de hay a que pase esto me parece mentira y mas si eran "amigas" de ella.Esas dos se merecen lo peor son unas ....

 
A las 11 de abril de 2013, 1:11 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo soy de mexico, y aqui que es un lugar con mucha delincuencia, ya ha habido varias ocasiones en que los adolescentes de entre 14 y 18 años matan o cometen algun delito, pero aqui salen impunes, estas chicas se merecen estar en internamiento.

 
A las 8 de julio de 2013, 19:58 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Tras ser una de las primas de las asesinas le doi gracias a dios por no averla conocido aunk enten vivas las dos las justicia con perdon de policia gobiernos y demas son una puta mierda porke deberian de poner cadena perpetua a los monstruos komo ellas xk no se merecen ni k la llamen personas

 

Publicar un comentario en la entrada

ATENCION - Los comentarios se "Moderan" para evitar cualquier tipo de comentario violento, obsceno, abusivo, ilegal, racial, xenófobo, difamatorio o discriminatorio, lo que significa que tu comentario no se publicará inmediatamente.

El Blog se reserva el derecho de retirar, editar cualquier comentario o participación, para facilitar el normal funcionamiento de la comunidad. Por lo que te pedimos que te expreses de forma educada.

Por último, los autores de este blog no se responsabilizan de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios.

A continuación puedes publicar tu comentario:

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal