Todo lo que deseabas saber en Seguridad



miércoles, 2 de septiembre de 2009

Una vida cuesta 140 Euros en Florida

No sabía cómo dejarle y encargó que lo mataran. Una joven del sur de Florida ha sido arrestada por ordenar el asesinato de su novio. El precio que pagó por el crimen, 200 dólares, unos 140 euros. Junto a la joven los agentes detuvieron también, el pasado jueves 27 de agosto, a José Suárez, autor material de los hechos, de 22 años, y a su cómplice y compañero de habitación, César Banegas, de 24.
Hacía tiempo que Sibia Martínez, de 21 años, quería dejar a su pareja. Llevaban tres años juntos. Como no sabía cómo romper la relación no se le ocurrió otra idea que matar a su compañero. Varios días después, José Manuel Matute-Hernández, un ebanista de 29 años, aparecía muerto en el sofá de su apartamento en Davie, al norte de Miami. Le habían disparado dos tiros en la cabeza.
Según fuentes de la policía de Florida, el complot del asesinato comenzó a finales de febrero de este mismo año, cuando la joven quedó con su amigo del instituto, César Benegas, y le comentó: "pagaría por ver muerto a mi novio".
Un día después Sibia y César se reunían en un bar con el hondureño José Suárez, compañero de piso de este último. Mientras jugaban a las cartas y tomaban unas cervezas le proponían matar al novio de Sibia por un precio simbólico, 200 dólares (unos 140 euros). El trato era bien sencillo, 100 dólares antes del asesinato y otros 100 dólares después.
El 5 de marzo la joven dejó la llave del apartamento en el que vivía con su novio escondida entre unas plantas en el parque de Riverland Road. Banegas llevó a Suárez hasta el lugar. Acto seguido condujo al asesino al hogar del ebanista. El hondureño entró en el apartamento y le disparó dos tiros en la cabeza, por la espalda.
Eran las 22.24 horas cuando Silvia entraba en su hogar y encontraba a su novio muerto, con un charco de sangre a sus pies. Según publica David Miley en el rotativo Miami Herald, venía del supermercado Wal-Mart de comprar con su madre. Rápidamente llamó al 911 y contó lo sucedido. La Policía se presentó en el lugar del crimen.
Conforme pasaba el tiempo los investigadores empezaron a sospechar de que algo raro pasaba, basándose principalmente en los registros del teléfono móvil. El día del asesinato Banegas tenía una docena de llamadas de Sibia.
Al entrevistar a los sospechosos las versiones de uno y de otro no coincidían, mentían. Además un vecino identificó a Suárez en las inmediaciones del apartamento donde se produjo el crimen y los investigadores encontraron la funda de una pistola en el hogar del supuesto asesino, aunque nunca el arma.
Desde el pasado jueves los tres acusados se hallan en diversas cárceles del condado de Broward. Sobre Suárez pesa una detención del Departamento de Inmigración, ya que es natural de Honduras. Tampoco está claro que finalmente recibiera la segunda parte de su botín, los 100 dólares por asesinar a José Manuel Matute-Hernández.
Pero, ¿cuáles son los motivos que llevan a cometer un asesinato por tamaña suma de dinero?
"Nos encontramos ante distintos posibles tipos de comportamiento", explica la psicóloga Yusimi Sijó, directora clínica del Community Care en Miami. "Tienen que ver con la estabilidad emocional propia de cada persona, con que puede o no haber una sociopatía y con el ambiente de violencia en el que se ha formado cada individuo", añade.
Por sociopatía se entiende un tipo de patología que consiste en que las personas sienten regocijo al violar las reglas sociales impuestas sin importarles los males causados siempre que alcancen sus metas prefijadas. "A los sociópatas les fascina llamar la atención y dejar pistas, que los demás sepan sobre ellos. Jugar a la caza de brujas les sube el autoestima", comenta la psicóloga.
"Hay dos tipos de sociópatas, los que tienen una tendencia natural a ser así y cuya única forma de erradicación es sacarlos del circuito habitual llevándolos a la cárcel, y los que han vivido en un ambiente realmente desfavorable y que sí son rehabilitables", confiesa Yusimi Sijó. "En cualquier caso, este tipo de personas siempre creen que el fin justifica los medios", añade.
El caso de Sibia Martínez puede ser distinto. "No sabemos la situación en la que se encontraba ella, si estaba bajo amenazas, si vivía en un ambiente abusivo, si también sufría de sociopatía", opina la doctora.
"Como solemos decir, nos hallamos ante la capa superior del témpano de hielo, lo que llamamos la conducta observable. No sabemos lo que hay debajo del iceberg", concluye. De momento, lo que sí sabemos, es que a la vida de una persona no debería ponérsele precio, y menos, 140 euros.

Etiquetas:

entrada de tribulete @ 19:46

0 comentarios:

Publicar un comentario

ATENCION - Los comentarios se "Moderan" para evitar cualquier tipo de comentario violento, obsceno, abusivo, ilegal, racial, xenófobo, difamatorio o discriminatorio, lo que significa que tu comentario no se publicará inmediatamente.

El Blog se reserva el derecho de retirar, editar cualquier comentario o participación, para facilitar el normal funcionamiento de la comunidad. Por lo que te pedimos que te expreses de forma educada.

Por último, los autores de este blog no se responsabilizan de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios.

A continuación puedes publicar tu comentario:

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal