Todo lo que deseabas saber en Seguridad



miércoles, 29 de julio de 2009

¡¡Salvadores de la Patria!!


¡Sin comentarios sobre este Señor!',que cada uno saque sus propias opiniones,Ministro de Defensa,no hizo el servicio militar obligatorio en su epoca.
Cuando Felipe González habló con el entonces alcalde de Barcelona, a mediados de septiembre de 1982, éste consiguió convencerle de que aún tenía mucha tarea por hacer y era mejor que buscase otro candidato para el Ministerio de Defensa. Cuando volvió a insistirle, a mediados de octubre, ya no se pudo negar. Entre ambas fechas se produjo un hecho decisivo: el descubrimiento del compló del 27-O, que planeaba un golpe de Estado para la víspera de las elecciones generales. 'Quedaba claro que había que resolver el problema del golpismo y ésa era la primera prioridad de todas, sin la cual ninguna de las demás podía realizarse', recuerda ahora Narcís Serra.
El 2 de diciembre se despidió del ayuntamiento y voló a Madrid. En el Cuartel General del Aire le esperaban su antecesor, Alberto Oliart, el secretario de Estado, Eduardo Serra, quien sería primer ministro de Defensa del PP casi una década después, y los miembros de la cúpula militar. Defensa carecía entonces de sede y el único colaborador que se trajo de Barcelona, Lluis Reverter, preparó esa misma tarde la toma de posesión, celebrada al día siguiente en el Cuartel General del Ejército.
'Pese a los recelos que algunos pudieran tener, que se manifestaban en las visitas a determinadas unidades, creo que fui bien recibido. En el momento en que llegué había un cierto bloqueo en la Junta de Jefes de Estado Mayor, cuyos miembros no se ponían de acuerdo ni en materia presupuestaria, así que incluso por razones internas convenía que alguien de fuera ejerciera como árbitro'.
La consigna de Serra en aquellos primeros meses fue transmitir tranquilidad. Se tomó casi un año de reflexión antes de presentar, en el verano de 1984, la reforma de la ley de Criterios Básicos de la Defensa Nacional, que consagraba la subordinación de las Fuerzas Armadas al Gobierno legítimo. Algunas medidas, sin embargo, no podían esperar tanto.
El 7 de diciembre, en el primer Consejo de Ministros, se decidió congelar la integración de España en la OTAN, una fórmula que suponía seguir en todos los que comités aliados a los que ya se había incorporado, bajo el principio de ni un paso adelante, ni un paso atrás y que a la larga permitiría el giro proatlantista del PSOE.
Al día siguiente, festividad de la Inmaculada, patrona de Infantería, Felipe González y Narcís Serra acudieron a la base de la División Acorazada Brunete. 'Fue un gesto que los militares entendieron y agradecieron, pues demostraba la importancia que el presidente daba al tema militar', explica Serra. Apenas un mes antes, el 4 de noviembre, tras la victoria socialista pero antes de constituirse el Gobierno, ETA había asesinado al general Víctor Lago Román, jefe de la división más potente del Ejército, acuartelada a las afueras de Madrid. Se trataba de una provocación directa a las Fuerzas Armadas, acosadas por terroristas y golpistas. 'Tras el resultado electoral, tan claro y contundente, un golpe de Estado ya no era viable, pero al menos potencialmente el riesgo seguía existiendo y en aquel momento no podíamos menospreciarlo', recuerda Serra.

Etiquetas:

entrada de tribulete @ 23:18

0 comentarios:

Publicar un comentario

ATENCION - Los comentarios se "Moderan" para evitar cualquier tipo de comentario violento, obsceno, abusivo, ilegal, racial, xenófobo, difamatorio o discriminatorio, lo que significa que tu comentario no se publicará inmediatamente.

El Blog se reserva el derecho de retirar, editar cualquier comentario o participación, para facilitar el normal funcionamiento de la comunidad. Por lo que te pedimos que te expreses de forma educada.

Por último, los autores de este blog no se responsabilizan de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios.

A continuación puedes publicar tu comentario:

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal